¿ANTIFASCISMO? ¡ANTICAPITALISMO!



  1. Razones de esta charla:

  • El fascismo no es una actitud sino un movimiento político creado por el capital para su defensa y la defensa de los intereses de ciertos sectores de la burguesía (monopolista y del capital financiero). Su objetivo único y verdadero es impedir la revolución proletaria.

  • Combatir el posible auge del fascismo en momentos de crisis y desigualdad, el “martirismo”, el victimismo y su discurso, mediante una práctica antilegalista y de lucha de clases, así como el racismo y el nacionalismo mediante el internacionalismo proletario y la solidaridad revolucionaria, activa e internacional.

  • Combatir el antifascismo democrático y legalista, haciendo del antifascismo una herramienta de la lucha de clases contra la conservación social.




  1. Situación histórica de los advenimientos del Fascismo respecto a la situación global capitalista:


  1. Coyuntura histórica de la aparición y auge del fascismo en su época:

    • La Revolucion rusa

La movilización de las masas proletarias llega a niveles de verdad considerables que provocan el miedo en los capitalistas ante el probable derrumbamiento de su régimen. Las insurrecciones y huelgas fortísimas –desde la Comuna de París hasta la primera revolución rusa- dan paso a un clima de guerra social generalizada que el capitalismo soluciona con la guerra imperialista (Iª Guerra Mundial). El auge del nacionalismo asociado a la militarización y la guerra da paso a formas de nacionalismo social que sustituyen progresivamente a las antiguas formas reaccionarias (Junkers en Alemania, Carlistas y ultramontanos en España…).

    • El Crack del 29

La bancarrota capitalista sin embargo resulta imparable y es en ese momento cuando el capital echa mano de los “gobiernos fuertes” (fascismo en Italia, nacionalsocialismo en Alemania, dictaduras militares en Grecia, Portugal, España…).



El fascismo:


    1. Orígenes del fascismo:

        1. El fascismo supone la inversión del reformismo “socialista” al plano nacional. (La bancarrota de la Primera Internacional y el socialchovinismo).

        2. El fascismo representa el grado más alto de concentración de poder –gobierno fuerte- y de eficiencia económica (el nazismo lo desarrollará en su más alto grado y es su más perfecta expresión).

        3. El corporativismo económico como sistema de contención de la lucha de clases y con contenido claramente interclasista. El ocultamiento del problema social (proletariado y burguesía deben trabajar por una misma “nación”).


        En Europa: composición social de los integrantes del primer fascismo, el fascismo italiano (militares retirados – ex soldados, pequeñoburgueses abandonados por la clase dominante- y gran capital). Mussolini: la formación política de Mussolini en el PSI le dio la ocasión de combinar la aspiración reformista típica del PSI y la socialdemocracia (salario mínimo, pensiones) con el reformismo típico de derecha (derecho al trabajo, a la vivienda, republicanismo…). Los Fasci di combatimento nacen a finales de 1919 y se transformarán en 1921 en Partido Nacional Fascista. A partir de este momento su camino es claramente de extrema-derecha, combinando el escuadrismo antiobrero con la ambición de convertirse en partido de gobierno y, al fin, en partido único. El autoritarismo característico del fascismo le viene de la propia necesidad de la burguesía de dominar a una clase muy combativa. El movimiento fascista, al imponerse en el parlamento y en la sociedad se sirve de los intelectuales de derecha y de ciertos intelectuales liberales que le dan “color” de movimiento cultural y reconocido intelectualmente (D’Annunzio, Marinetti) para “ennoblecer de esta manera un movimiento nacido simplemente del escuadrismo anti-obrero”.

        En Europa: el nacionalsocialismo alemán. El auge del irracionalismo filosófico tras la primera guerra mundial (Nietzsche, Wagner, idealismo de derechas), la sensación de derrota, el “espíritu del pueblo” (volkgeist, desde Fichte y otros románticos reaccionarios). El camino de la intelectualidad alemana es análogo al de la italiana antes mencionada y, en muchos casos, parecido al de buena parte de la intelectualidad española (desde Ortega y Gasset a Azorín, de la generación del 98 a la llamada generación del 14). Perfeccionamiento y ejecución de un programa nacional-fascista completo: la “militarización” de las masas, parafernalia y “cultura” nacional, nueva y vieja, y mitología romántica.

        En España: el “nacionalsindicalismo” de Ramiro Ledesma (que provenía de sectores salidos de la FAI –de lo que le viene probablemente su idealismo, su sindicalismo y su recurso al activismo, activismo que se convierte en una de las claves del funcionamiento de todos los fascismos)-. Su catolicismo y su reformismo social son productos típicos de la iglesia de finales del Siglo XIX y de su contexto social y familiar. La fundación de las JONS ejemplifica el obrerismo “sin clases”, el pacto interclasista y el sindicalismo negro. Desde otro lado se unen (y forman otros grupos que finalmente apoyarán al fascismo), los tradicionalistas carlistas, la jerarquía católica y los ultra-católicos. La falange y el liberalismo de derechas (la figura de José Antonio como modelo del “líder fascista” español y sus problemas de pequeñoburgués sin carácter, la derrota del falangismo a manos de los militares – de Franco- y de la iglesia). Contactos, diferencias y similitudes con el fascismo en Europa.

        Las escuadras fascistas y el terrorismo blanco: “los cuerpos libres” en Alemania, las “squadras” italianas, los fachas de Leon Degrelle en Bélgica y Francia… (policías, milicos, lumpen, patriotas pequeños burgueses y gran capital reaccionario como su sostén social y material). El pistolerismo antiobrero, el sabotaje de las huelgas y movilizaciones proletarias como fundamento de su desarrollo (muy claro en la Barcelona de los años 10 y 20 del siglo pasado, por ejemplo).

        Fascismo en America latina. Uruguay. Argentina. Chile. “La diferencia entre estos fascismos latinoamericanos y los fascismos italiano y alemán reside en la naturaleza preventiva de estos que han sido así denominados por la izquierda occidental con fines propagandísticos (antifascismo “staliniano”) pero que rara vez desarrollan el método fascista plenamente (como en la propia dictadura de Franco en España).



    1. Sentido y finalidad del surgimiento del fascismo.


        - El fascismo nace como arma de ciertos sectores de la burguesía reaccionaria contra la clase trabajadora. Para el fascismo, el Estado es un órgano por “encima de las clases”, no una centralización del poder burgués armado contra el proletariado como es de hecho. La principal función histórica del fascismo no es otra que luchar contra el movimiento político revolucionario del proletariado.

        - El fascismo es la forma más avanzada de gobierno en la fase imperialista del capitalismo, no es “una regresión” política o económica, sino un desarrollo completo del imperialismo.

        - La lucha de clases es anterior al fascismo y al antifascismo, nuestra lucha, por tanto, es la lucha revolucionaria del proletariado, anti-burguesa y anticapitalista.

        - El fascismo fue derrotado militarmente en la Segunda Guerra Mundial, pero venció socialmente, permeando toda la superestructura política –que se presenta formalmente como democrática y pluralista- de la tendencia imparable a la concentración y centralización típica del desarrollo capitalista e imperialista. La democracia burguesa después de 2ª G.M. es democracia fascistizada. La democracia burguesa, social y económicamente dictatorial, es un método mejor para mantener el engaño completo (del salario, de la mercancía…). Solo frente al peligro cierto de perder el poder político, el dominio sobre la sociedad, la clase burguesa abandona el método democrático para sustituirlo por el método fascista.




    1. El fascismo hoy: evolución diversa en los diversos países.


        - En Europa:

        1. El auge del fascismo en Italia, el caso italiano. Lega Nord y racismo clasista en el norte, Casa Pound y las nuevas formas de nacionalsocialismo autónomo. La copia de los modelos de la extremaizquierda.

        2. Otros países con presencia de partidos nacional-populistas (o identitarios como ahora se denominan) importantes:

          1. Francia: FN, la rata negra, movimiento “antiracailles”, identitarios.

          2. Bélgica: Vlaams Block, garitos nazis internacionales.

          3. Austria: Haider en el gobierno, muerte de Haider.

          4. Reino Unido: BNP, Blood and Honour, Hammerskin, el RAC…

          5. Europa del Norte: ascenso de la extrema derecha en Suecia y Dinamarca y entrada en el parlamento.

        3. Alemania y la Europa del Este:

          1. La Alemania occidental / la Alemania oriental.

          2. Hungría: 3ª fuerza política tras excomunistas, gran cantidad de boneheads.

          3. Polonia: el primer partido político es nacionalista/identitario.

          4. Rusia: bandas nazis, importante cantidad de ataques y atentados.

        4. España (como Grecia y ¿Portugal?) parecía la excepción a este panorama cuando empezamos con esta charla (allá por el año 2006-2008), es donde más desunidos y precarios se encontraban: pero en la Comunidad Valenciana y Cataluña las puertas ya se habían abierto a este fascismo que viene. En Cataluña, Plataforma per Catalunya de J. Anglada sigue el esquema de la Lega Nord. España 2000 y otros partidos fascistas encuentran en el blaverismo españolista valenciano un importante sostén y por ello, junto al “puerto” de Madrid y las relaciones con Cataluña e Italia, Valencia parece haberse convertido en el nido de la serpiente en España. Posteriormente, como todos sabemos las fuerzas reaccionarias se han unificado en torno a VOX, y en la extrema derecha nazi se mantienen los partidos clásicos (aunque muy reducidos) como DN, AN, MSR,… además de las nuevas organizaciones “a la italiana” como Hogar Social o Bastión Frontal (Madrid).

        5. El caso de Grecia, desde que empezamos a dar esta charla ha cambiado radicalmente, confirmando punto por punto el análisis que aquí realizábamos. El incremento de popularidad y votantes del partido Aurora Dorada ha ido unido al escuadrismo antiproletario y a la colaboración con las fuerzas del orden griego (nazis y policías contra manifestantes), las razzias contra inmigrantes y el apoyo masivo de los medios nacionales e internacionales que inflan el peso de este partido consiguiendo poco a poco: a) que creamos que es más de lo que es; b) que sea más conocido y por tanto aumente y lleguen a ser poco a poco una verdadera amenaza. La realidad del partido y apoyos internacionales (el capital alemán como sostén económico, de nuevo, del fascismo internacional). La lucha antifascista en Grecia ha conseguido parar la hidra mediante la confrontación directa en la calle, en la escuela, en todos lados…



        - En América:

        1. EE. UU: centro del nazismo mundial (KKK, las 14 palabras, refugio de nazis), la derechización política del país (Trump, tea Party).

        2. El caso chileno.

        3. Otros países de América del Sur:

          1. Argentina

          2. Uruguay

          3. Brasil…


        - En España: hay dos grandes ramas y un grupo populista intermedio, más moderno. Todos ellos están de acuerdo en: nación (española, salvo algunos grupúsculos gallegos y catalanes). Hay que recordar que el fascismo, como reverso del movimiento “socialista” de los trabajadores (sea anarquista, comunista o socialista) aprovecha cada una de nuestras caras y lenguajes adaptándolo a su programa de conservación social y gobierno nacional fuerte (vegetarianismo, ecologismo nazi, nazis antitaurinos, obrerismo, etc.) y cualquier lenguaje o estética “radical” que sirva a sus intereses.

          I.Tradicionalistas-ultracatólicos: La Falange, FEI, FA, FET, FNT, AES, Partido Familia y Vida, Carlistas, católicos ultramontanos…

          II.Populistas: E2000, DN, FN, “Patriotas.es”, Movimiento Per Catalunya de Anglada…

          III.Seudo-revolucionarios:

          • AN – Boneheads: el brazo armado, “los tuyos”.

          • MSR (NR, Combat, RNV…)

          • PNR: el fascismo de origen izquierdista (su líder proviene del Trotskismo).

          • Nacionalistas Autónomos (la influencia europea), entre AN, MSR y demás, como una pinza que pretende reunirlos: Bastión Frontal.

          IV.A este panorama hay que sumar la aparición de VOX, escisión del PP que se apoya y absorbe votantes de los grupos 1, 2 y 3 (de este menos, claro) de los grupos clásicos que habíamos definido. Ideológicamente VOX se sitúa entre el punto 1 y el 2 (nacionalcatolicismo populista), pero bebe de las teorías de Q Anon y de la derecha americana (Internacional fascista Bannon…).


          • Componentes: pequeñoburgueses, fachas viejos, jóvenes aislados, lumpen, gran capital…

          • Movimiento en contra de la inmigración y su problemática

          • Populismo y propaganda “anticapitalista· (Recuperación del discurso “izquierdista”). Roban cualquier idea radical que tenga cierto seguimiento y originalidad (la ecología, el reformismo social, el guevarismo…).

          • Posible escalada respecto a la situación histórica actual fijándonos en el pasado. Particularidad del caso español.

          • Relaciones del fascismo con PP y PSOE: el apoyo del PP a los grupos del primer tipo, el apoyo del PSOE a los grupos intermedios y del segundo tipo para debilitar a los dos lados (al verdadero enemigo: la izquierda real y el movimiento obrero) y a sus enemigos electorales (la estrategia del miedo).





  1. El antifascismo:

El antifascismo surgió después del fascismo mientras que el anticapitalismo y la lucha revolucionaria de la clase trabajadora son directamente la antítesis del capital que engendra al fascismo como su último refugio, el escalón de dominio más alto del capital concentrado y centralizado.

El irracionalismo del fenómeno viene dado como elevación a la máxima potencia de la inversión del racionalismo científico y de la revolución que de él aprendió el siglo XIX. El “populismo” también es común a ambos: al fascismo primero y al antifascismo resultante de la unión por la defensa de la democracia y los frentes populares.

Tanto Marx como Kropotkin y otros teóricos revolucionarios han hablado de la racionalidad del proyecto revolucionario, del mismo modo ambos asumen la violencia revolucionaria del proletariado y la independencia de clase frente a la democracia burguesa y los “frentes populares” [frente único proletario contra frente interclasista].

Así, este antifascismo “democrático” genera ese mismo irracionalismo entre la clase trabajadora que lucha contra el fascismo, por la libertad de expresión, la ilegalización de los fachas, etc., en vez de luchar contra el capital y todos sus defensores. Centrándonos sólo en una parte del enemigo, la más visible pero no la más importante, nos distancian del objetivo y nos debilitan por dentro. Aparte, la represión y el escuadrismo también dañan los intentos de organización de la clase. Por eso, debe combatirse la represión con la acción proletaria y el escudrismo con la violencia organizada de la clase, no con el “antifascismo” sino con la organización de la clase en sí y para sí.

Rechazamos el antifascismo frentepopulista que derivó en el control estaliniano y en la derrota de la burguesía seudoizquierdista y el antifascismo democrático (contra la dictadura, defender la democracia…).


Orígenes del antifascismo:

    1. Frentepopulismo y reacción contra los sistemas dictatoriales en Europa.

    2. La defensa de las libertades democráticas y civiles.

    3. El antifascismo ofensivo: resistencia, autoorganización y antiescuadrismo. La experiencia del PC de Italia: diferencia entre la propuesta de los “arditi dei popolo” y la organización militar propia potenciada por el partido.

    4. El antifascismo debe ser anticapitalismo o será “un movimiento puramente burgués” y de sostén del régimen capitalista.


Estrategias utilizadas por el movimiento antifascista respecto al fascismo:

    1. ¿Movimiento anticapitalista o solamente Antifascista?

    2. Antifascismo ofensivo, resistencia, organización y antiescuadrismo.

    3. Vías legalistas dentro de dicho movimiento.

    4. El antifascismo dentro de una perspectiva de clase.

    5. Falta de actitud global de crítica contra la critica parcial. Actitudes en consecuencia.

    6. Colaboración consciente e inconsciente con el auge de los movimientos fascistas e incapacidad de ejercer una contra clara al auge y propaganda del fascismo.



  1. Análisis de nuevas vías para el antifascismo actual

El antifascismo puede ser un terreno de lucha – por el carácter popular y masivo- pero plantea una opción clara: o lo enmarcamos en la lucha anticapitalista, utilizándolo nosotros, o él nos utilizará para encauzarnos hacia la democracia y el control total. En la lucha anticapitalista incluimos la lucha de resistencia obrera, la lucha por nuestras condiciones de vida y trabajo, la lucha por la autodefensa de la lucha proletaria y de los métodos obreros de lucha, contra toda represión o escuadrismo; la lucha revolucionaria para derribar al capital y su estado; la lucha, al fin, de la clase proletaria contra la burguesía y su sistema económico, político y social.



Hacer del antifascismo un arma ofensiva dentro de la lucha de la clase trabajadora anticapitalista:

    1. El antifascismo como una lucha parcial dentro de la lucha completa de la clase trabajadora, central y amplia, antiburguesa y anticapitalista.

    2. No dar voz al fascismo.

    3. Entender la lucha antifascista como un aspecto de la lucha general y enmarcarla siempre en la lucha por la revolución proletaria.

    4. Rechazo de la discusión democracia/dictadura, son dos métodos de gobierno de una misma burguesía.

    5. Rechazo de las libertades “burguesas”.

    6. Violencia revolucionaria y lucha ofensiva: es necesario hacer de la acción (fuerza, violencia) y del rechazo del pacifismo y el legalismo una de las bases de la práctica.

    7. Hacer del antifascismo estético un primer modo de acercamiento a la lucha de clases. Superar la estética. Romper con el plataformismo. Rechazar la firma, la pose, la esvástica tachada, la sensación de ser anti antes que revolucionarios…

    8. Ocupar las calles, los barrios, las plazas para dar cabida a las luchas de la clase trabajadora y a la lucha central anticapitalista y por la revolución proletaria.

    9. Entender la lucha antifascista como un entrenamiento militar [sic], a la manera de la lucha económica como entrenamiento para la guerra de clases.



NdEditor: Esta charla es en muchos aspectos solo un esquema no completamente desarrollado, pero nos ha parecido interesante publicarlo para el conocimiento de todxs lxs compas de este lado y del otro lado del atlántico. La charla se empezó a realizar a raíz de la muerte de Carlos Palomino y de que un sector del antifascismo pidiera delitos de odio o se dedicara a "votar" para parar el fascismo... la situación, tanto en el Estado español como en otros países de Europa o América (el caso de Chile, hoy), no ha dejado de corroborar las líneas aquí trazadas.

 

Charla Antifa Completa by Valladolor on Scribd


 

 

 


 

No 24 -  Agosto-Septiembre-Octubre de 2021 -  pdf  

 

  La guerra de Afganistán, un ejemplo del desorden mundial generado por el desarrollo caótico y contradictorio del capitalismo en su fase imperialista

  Yolanda Díaz ha hablado

  ¿vientos de guerra en Europa?

  Crisis económica mundial: ¿en qué punto nos encontramos un año después? (Informe para la reunión general de diciembre de 2020)

  Disturbios en Cuba: Ni con la «oposición democrática» ni con el régimen castrista. El proletariado cubano sólo tiene una salida: la lucha de clase.

  Francia: Manifestaciones contra el «pase sanitario» ¡La lucha contra el autoritarismo burgués sólo puede llevarse a cabo con posiciones de clase proletarias!

  Italia: protestas en muchas ciudades contra el llamado «pase verde», al grito de «libertad, libertad», «¡no a la dictadura sanitaria! ¿Pero qué «libertad»?

  Para que el proletariado no sea cada vez más aplastado en la esclavitud salarial y la impotencia social, ¡unificación de todas las capas proletarias, empleadas y desempleadas, contra el colaboracionismo y contra la competencia cada vez más aguda entre proletarios!

 

PDF COMPLETO: http://www.pcint.org/40_pdf/05_Elprol-pdf/El-proletario_024-w.pdf

 

[GCI-ICG] Tesis acerca de la revolución y la contrarrevolución en la región española durante los años treinta (es) (en) (fr) (cs)

 

| Español | English | Français | Čeština |

Publicamos aquí un documento histórico, elaborado en 1997 por los compañeros del Grupo Comunista Internacionalista (GCI), que sintetiza en forma de tesis las rupturas programáticas alcanzadas por nuestra comunidad de lucha acerca de la revolución y la contrarrevolución en España durante los años 30.

Estas tesis son un documento de trabajo, un borrador, y debían ser criticadas con el fin de obtener contribuciones más amplias en vistas de la publicación de materiales sobre el tema.

Hasta la fecha, el GCI sólo ha publicado una revista completa dedicada a esta cuestión crucial, a saber, Comunismo nº66, en la que también hemos encontrado la presente contribución…

 

1.

La reapropiación de la historia de nuestra clase es una tarea fundamental para la organización y la centralización del proletariado en su lucha por la revolución comunista mundial. De esa manera podemos extraer las experiencias, tanto errores como aciertos, y convertir esa derrota pasada en un arma de lucha para el presente y el futuro.

2.

El capitalismo deforma y desfigura toda la memoria histórica de nuestra clase. La obra ideológica fundamental realizada por el Estado consiste en camuflar las verdaderas contradicciones de clase, en presentarlas como antagonismos internos del esquema burgués de poder, en esconder la fuerza de la revolución. En Rusia, antes y después de 1917, se intentó negar la fuerza revolucionaria del proletariado y su capacidad para luchar por una sociedad comunista, se nos dijo que ahí había feudalismo y, al final, en base a esa misma concepción socialdemócrata que […] [predominó] en los bolcheviques, se aplicó una política abierta de defensa y desarrollo del capitalismo. De la misma manera, en España, la socialdemocracia afirmaba que no se podía hacer la revolución proletaria porque todavía había feudalismo y el proletariado primero debía asumir, realizar, las tareas democrático-burguesas. Todas las corrientes que defendían la tesis de la España con feudalismo y tareas democrático burguesas por realizar se situaron como es lógico en las antípodas de los intereses del proletariado y de su movimiento revolucionario, y lucharon por transformar la lucha de clases y los proyectos antagónicos de la burguesía y el proletariado (capitalismo y comunismo) en una lucha interburguesa entre formas de gobierno y gestión del Capital. A esta concepción, a esta práctica social decisiva en la contrarrevolución, corresponde una visión de la historia de España en la cual lo que habría sucedido sería una guerra civil entre fascistas y antifascistas, entre franquistas y republicanos.

3.

Para nosotros por el contrario, el movimiento proletario en la región española durante los años treinta es la última tentativa revolucionaria de la mayor ola mundial de luchas proletarias que se ha producido hasta la actualidad, un período que se inició en los albores del siglo XX (1904/1905), tuvo su fase central entre 1917/1921, y terminó con la derrota de 1937. El movimiento revolucionario mundial en 1917/19 había obligado a parar la guerra. En la década de los treinta, tras las amplias e importantes derrotas que el proletariado internacional había sufrido hasta entonces y que habían culminado con la represión y liquidación frentepopulista del proletariado en China, el Capital tendía ineluctable a la guerra imperialista, repolarizando el mundo entre fascistas y antifascistas, afirmando así la necesidad de imponer su ciclo infernal para seguir reproduciéndose en forma ampliada. Ante esta tendencia de la burguesía mundial a reanudar la guerra imperialista, el proletariado solo logra responder afirmando su terreno de clase (la lucha por la revolución social) en algunos países como El Salvador, Austria, y principalmente en España…, mientras que en el resto del mundo se encuentra disciplinado en los frentes populares y nacionales. Luego de esa serie de hitos históricos, en los que el proletariado enfrenta regionalmente al capital unificado, la burguesía logra acorralarlo y someterlo a su guerra. La última gran batalla de esa resistencia proletaria a someterse a la guerra capitalista, en donde el proletariado afirma la lucha contra el capitalismo, fue la lucha en España durante los años 30. La derrota, la liquidación de la autonomía proletaria que se producirá particularmente durante el período julio de 1936 a mayo de 1937, al transformar en España la guerra de clases en guerra imperialista, abre definitivamente las puertas a la generalización de la guerra capitalista que culminará con lo que se ha dado en llamar “Segunda Guerra Mundial”.

4.

Durante los años 20 y el principios de los 30 contradiciendo la situación mundial de derrota proletaria, la agitación y lucha proletaria en España sigue creciendo. Durante la primera mitad de la década del 30 el enfrentamiento de clases llega a niveles ejemplares.

Así por ejemplo en mayo de 1931 se producen revueltas proletarias en Madrid, Barcelona… en donde se queman iglesias y conventos. Luego en ese mismo año se producen importantes movimientos proletarios en toda Andalucía así como importantes huelgas, solidarias con los presos, primero en Barcelona y luego en Zaragoza, Algeciras, Bilbao, Huelva, Cádiz,… generalizándose a todo el país.

En 1932 se sigue radicalizando el enfrentamiento de clases produciéndose batallas cada vez más violentas entre proletarios armados y agentes del orden, tanto de grupos de acción de una y otra clase, como de movimientos masivos como el que se produce en la provincia de Logroño en enero que termina generalizándose a todo el país. En la cuenca minera de Alto Lobregat y Cardoner la revuelta proletaria afirma el proyecto revolucionario intentando asumir aspectos centrales de la dictadura revolucionaria: se declara abolido el dinero y la propiedad privada y se asume la necesidad del terror revolucionario. A pesar de la violencia de la represión republicana los movimientos continúan en toda España y las huelgas son el pan cotidiano de los proletarios: Alicante, Valencia, Granada, Tarrasa… En pueblos y regiones enteras se proclama el comunismo libertario siendo en algunos casos una mera declaración, mientras que en otras partes las minorías de vanguardia tratan de imponer por la violencia medidas elementales contra el capitalismo. El proletariado agrícola asume en esta fase un importante papel expropiando los dominios agrícolas por ejemplo en las regiones de Victoria, Zaragoza, Barcelona, Avila, Toledo, Sevilla… También el proletariado minero juega un papel importante ya en esta fecha: en marzo se dan importantes huelgas en Asturias. Los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los proletarios en lucha se suceden en todo el país: Toledo, Córdoba, Orense… durante todo el año.

1933 se abre con importantes luchas en Barcelona, Casas Viejas (Cádiz)… que culminan por la declaración de la huelga insurreccional en todo el país impulsada y encuadrada por la CNT/FAI. Se organiza la fuga de los presos de la prisión Modelo, nuevamente se atacan iglesias y se incendian conventos. El comunismo libertario es proclamado en diversas partes como en Sardanola-Ripollet y en villas y pueblos se hace flamear la bandera roja y negra. La república de Azaña (a la que luego la CNT/FAI se someterá) muestra su capacidad para llevar el terrorismo estatal a su máxima expresión: se da la orden de tirar directamente a matar a los proletarios insurrectos. Los brutales golpes represivos no impiden que ya en mayo el proletariado vuelva a la huelga y a ocupar la calle en Madrid, Barcelona, Valencia, Burgos, Alicante, Sevilla, Granada, Bilbao… En diciembre el movimiento del proletariado adquiere sus expresiones más elevadas en Aragón y proximidades: se queman archivos, se incendian conventos, se lucha abiertamente contra las elecciones.

1934 se abre también con importantes huelgas obreras: metalúrgicos y tipógrafos en Madrid, gaz y electricidad en Barcelona, huelga general en Zaragoza, así como tentativas de huelgas de proletarios agrícolas. Pero sin lugar a dudas el momento más álgido de ese año es la insurrección proletaria en octubre de 1934 que se conoce como “insurrección de Asturias”. A pesar de la violencia del movimiento en Bilbao y dadas las tentativas infructuosas en Barcelona y Madrid, el movimiento queda rápidamente circunscrito a la región de Asturias, especialmente en las grandes concentraciones mineras. La huelga general llevada adelante por el proletariado unificado bajo el signo de U.H.P (Unión de Hermanos Proletarios) asume inmediatamente un carácter armado e insurreccional escapándosele de las manos a los sindicatos y los partidos (principalmente del P.S.O.E.) que intentan controlarlo. El proletariado minero toma la ciudad de Oviedo utilizando la dinamita y algunas armas, también en otras ciudades como Gijón el movimiento es directamente insurreccional. Se atacan las fábricas de armas, así como los centros de poder, se expropia y se intenta organizar la producción sobre otras bases; pero el rápido fracaso de la insurrección en el resto del país y los límites del armamento proletario permite al Estado aislar el movimiento y concentrar todas sus fuerzas para derrotarlo. Luego de una terrible lucha de 20 días y una sangrienta represión el Estado impone la vuelta al orden. La represión y el terrorismo generalizado del Estado caracterizará el resto de 1934 y todo el año 1935. Luego del aislamiento y la derrota de la Comuna de Asturias de octubre de 1934, se siguen produciendo grandes luchas en toda España, pero al mismo tiempo la ideología frentepopulista y antifascista se va imponiendo cada vez en más las estructuras organizativas del proletariado hasta el triunfo electoral del Frente Popular y la amnistía de los presos políticos, que constituyen ya, formas de canalización democráticas de la lucha proletaria desarrollada hasta entonces.

En 1936 el proletariado es capaz de armarse, enfrentar y vencer al fascismo pero al mismo tiempo se paraliza frente a la república. La tendencia a “ir por el todo” y a la “dictadura de la anarquía” que se antes se expresaba por doquier, va perdiendo fuerza frente a los antifascistas que por otra parte encuentran apoyo a sus tesis en julio de 1936 en la amenaza de las flotas francesa e inglesa. Con el “colaboracionismo antifascista” descarado de la CNT, la FAI, el POUM a partir de julio de 1936, el proletariado pierde autonomía contra el Estado burgués que en base a ello va logrando desarmarlo y encuadrarlo en los ejércitos antifascista y fascista. La última gran resistencia generalizada del proletariado se produce en las gloriosas jornadas de mayo de 1937 en donde el proletariado se encuentra solo en la calle enfrentando a todas las estructuras del Estado burgués, incluido no solo sus represores republicanos stalinistas y socialistas sino también lo que habían sido sus organizaciones, la CNT, la FAI, el POUM…

5.

Una vez más, la derrota del proletariado en España se produjo porque éste no logró organizarse como clase y como partido autónomo contra todas las fuerzas burguesas. Y todo ello gracias a la concepción y la política socialdemócrata del mal menor, del apoyo a la democracia progresista, de alianza de los mal llamados “partidos obreros”. A la Alianza Obrera de octubre de 1934 entre PSOE, BOC (después POUM), PCE y secciones de la CNT, siguió el Frente Popular de principios de 1936 contra el fascismo, que unía a PSOE, PCE, POUM, CNT y toda una serie de partidos burgueses declarados (ERC, Azaña…). La constitución del Frente Popular y de la alianza antifascista significó la rápida y total disolución de la autonomía de clase del proletariado y su enrolamiento en la guerra interburguesa en España primero y después en la segunda guerra mundial en el resto del mundo.

6.

El Frente Popular (y más precisamente la dualidad antifascismo-fascismo) es la táctica utilizada en ese momento por la burguesía contra el proletariado para liquidar su autonomía de clase. Los fenómenos del fascismo, del nazismo, del frentepopulismo, del stalinismo, que se desarrollan en esos años tienen todos las mismas características básicas de conciliación nacional, movilización de masas, apología del trabajo y de la producción en gran escala y conducen todos a la renuncia de los intereses proletarios, al esfuerzo nacional y en última instancia a la guerra imperialista, donde el único papel que tiene el proletariado es el de carne de cañón. A pesar de la resistencia activa de las fracciones comunistas e internacionalistas, el proletariado no logra la ruptura con dichas corrientes y terminará jugando exactamente ese papel de carne de cañón. España es entonces el último país en donde el proletariado libra una gran batalla revolucionaria de todo el período y a su vez el primer país en donde el capitalismo mundial logra concretar la canalización de todas las energías proletarias en la guerra fascista-antifascista cuya culminación será la guerra mundial.

7.

La lucha en España durante la década de los treinta en la medida que culmina en la transformación de la guerra social en guerra imperialista y en destrucción/liquidación del proletariado concluye el proceso contrarrevolucionario que ya era general en el mundo. Para ello fue fundamental el papel que jugó la socialdemocracia, como partido burgués para los obreros. Ese rol lo desempeñaron PSOE, PCE, POUM y CNT. Mientras que las dos primeras tiene un programa abiertamente burgués y opuesto a la revolución proletaria (tareas democrático burgueses…) será en las otras dos que el proletariado estructuró su lucha. No existen otras organizaciones masivas de proletarios organizados autonomamente. A partir de estructuras militantes de la CNT, la FAI y pequeños grupos, que aunque no son oficialmente reconocidos se reivindicaban de esas estructuras, se organizó la insurrección armada. Minorías y grupos que se reivindicaban de la CNT fueron la vanguardia de las expropiaciones proletarias y de la acción autónoma de la clase obrera contra el capitalismo. La masa proletaria no organizada vio también en la CNT a su organización. Sin embargo, tanto por su práctica social global (la CNT era principalmente un sindicato y funcionaba como un aparato del Estado burgués) como por su concepción (predominio de una ideología anarquista incapaz de concebir la lucha contra el Capital y el Estado), esa organización que encuadraba a la vanguardia del proletariado no pudo dar otra dirección que no fuera la del antifascismo. En efecto, desde mucho antes de 1936, la CNT había confirmado su naturaleza socialdemócrata y durante las elecciones de ese año, así como con posterioridad, se mostró como un aparato capaz de funcionar como el ala izquierda del republicanismo y el Frente Popular. Más aún, durante los meses previos al asalto insurreccional de julio de 1936 se había ido imponiendo una línea abiertamente antifascista a secas (es decir burguesa) que ya no designaba como enemigo a la burguesía y el sistema social capitalista, sino al fascismo. Aunque esta práctica se denunciara en el interior mismo de la CNT (por ejemplo, en el Congreso de Zaragoza), el frentepopulismo se impuso totalmente en la renuncia al abstencionismo revolucionario y en la participación activa en las elecciones del lado del Frente Popular.

8.

En las luchas en España, el proletariado alcanzó grados importantísimos de autonomía y dio evidencias del alcance de la revolución que contiene. Son de destacar la concreción y la radicalización de la lucha, la autonomía de los proletarios al armarse y tomar los centros de poder en diversas ocasiones como en octubre de 1934 y julio de 1936, las rupturas de grupos o fracciones que fueron más lejos que sus propias organizaciones, la rápida extensión de consignas y tentativas prácticas de lucha contra la propiedad privada, las expropiaciones de tierras y fábricas, los intentos de abolición del dinero, la búsqueda de organismos de producción colectiva y la búsqueda de otras formas de producción y distribución; sin embargo, la ideología antiautoritaria, antidictatorial,… socialdemócrata que predominaba dispersó esa formidable energía en miles de pequeñas acciones sin fuerza orgánica capaz de reventar el capitalismo. La concepción gestionista predominante se completaba perfectamente con la política antifascista y juntas impidieron que el proletariado impusiera sus propios intereses en base a su dictadura revolucionaria. Ese extraordinario movimiento del proletariado no tenía una dirección revolucionaria en el sentido más fuerte de esa palabra y en su lugar existía una dirección formal que no correspondía con la práctica real del movimiento y que lo dirigía al callejón sin salida del antifascismo y el gestionismo radical: la formación de colectividades en coexistencia pacífica con la economía capitalista.

9.

En 1936, el proletariado se arma y conquista la calle frente a la burguesía, a la propiedad privada y al Estado; pero se encuentra desarmado políticamente por las organizaciones de la socialdemocracia que con sus ideologías anarquistas y secundariamente socialistas y leninistas lo conducen atado de pies y manos a aceptar la disciplina del antifascismo (milicias antifascistas), la república burguesa (legalidad democrática), la gestión capitalista (colectividades). Aunque los aspectos militares, políticos, económicos de la lucha de clases están indisociablemente unidos, podríamos esquematizar la imposición de la contrarrevolución haciendo una disociación de esos aspectos para exponerlo con más claridad. En lo militar se liquidó la lucha de clases al someter al proletariado al frente militar dirigido por la burguesía republicana. En lo político, la entrada y colaboración de esas organizaciones en el gobierno republicano fue una confirmación de su incapacidad de darle a la situación una salida revolucionaria y de su política contrarrevolucionaria de conciliación de clases. En lo económico, la ideología que pretende que se puede organizar la producción sobre bases revolucionarias sin la dictadura del proletariado que destruya centralmente la propiedad privada (la mercancía, el dinero, el trabajo asalariado…) condujo a canalizar la energía proletaria en la gestión y reproducción de la economía mercantil. Toda la energía revolucionaria del proletariado fue liquidada por el antifascismo (guerra imperialista) y el gestionismo (colectividades) que impusieron la CNT y el POUM, lo que vino a complementar con creces el papel criminal que realizaban en el campo antifascista el PC y el PSOE. Dada la coherencia entre la práctica social y la ideología (así como las prácticas anteriores), de todos los grandes partidos denominados de izquierda, resulta absurdo hablar de traición. De la misma manera que la socialdemocracia formal no traicionó en 1914, sino que cumplió su papel histórico de partido burgués para los obreros, y los asesinatos de revolucionarios y las casas de tortura utilizados por el PC confirmaron su papel contrarrevolucionario, el papel centrista, desempeñado por la CNT y el POUM que parten de la lucha del proletariado, de sus necesidades y efectúan declaraciones revolucionarias, para someterlo inmediatamente a las necesidades de la guerra y la economía capitalista, resultó confirmado por la práctica contrarrevolucionaria de estas organizaciones. Ello fue esencial para encuadrar a lo mejor el proletariado y liquidarlo en el campo de la guerra antifascista y de la producción militar capitalista y lejos de constituir una traición significó la confirmación de la concepción general de esas organizaciones y de su política de años anteriores.

10.

La derrota de la insurrección de mayo de 1937 (la más claramente antiburguesa antiestalinista y antirrepublicana) se produce gracias a que el antifascismo radical logra desarmar totalmente al proletariado insurrecto, notablemente gracias a la dirección de la CNT, del POUM y sus Ministros. La paralización/liquidación de la insurrección y la vuelta al trabajo preconizada por estas organizaciones dejaron el campo totalmente libre para la tortura, la desaparición y los asesinatos practicados por los stalinistas para descabezar la revolución. Como en las otras tentativas insurreccionales, en abril de 1931, octubre de 1934 y julio de 1936, el proletariado no afirmó una dirección revolucionaria realmente propia, que no estuviera dispuesta a transigir y a aceptar los llamados a la paz social del antifascismo. Su formidable impulso revolucionario logró ser liquidado por la represión física selectiva y la ideología de vuelta al trabajo y al frente de batalla antifascista que impusieron la CNT y el POUM.

11.

Frente al desarrollo de los enfrentamientos y tras la derrota del proletariado en España, los proletarios de otras partes del mundo se encontraron sin poder actuar en solidaridad con el mismo como hubiese sido necesario para impedir su aislamiento y liquidación. Ello se debió principalmente a la debilidad del movimiento del proletariado internacionalista en ese período, puesto que había sido derrotado por doquier. A pesar de las luchas en Francia en junio de 1936, en México… se dio una situación de aislamiento del movimiento a nivel internacional. La burguesía mundial logró camuflar el verdadero antagonismo de clase de la “guerra civil” en España y venderla a la opinión pública mundial como una guerra entre republicanos y fascistas, lo que llevó al proletariado revolucionario en España a un aislamiento político muy profundo. Cuanto más se imponían internacionalmente las banderitas fascistas y antifascistas con los colores nacionales y más se movilizaban al proletariado hacia las Brigadas Internacionales, más solos se encontraron los revolucionarios e internacionalistas en España para enfrentar al capitalismo mundial.

En particular, el papel de la Internacional Comunista, la URSS y los diferentes PC, así como sus diferentes apoyadores críticos (sobre todo el trotskismo en sus múltiples variantes) fue fundamental para ese aislamiento. Cuanto más se reclutaba para el antifascismo, más se liquidaba la posibilidad internacional de acción internacionalista en comunidad de acción y lucha con el proletariado en España. Es obvio que existe una relación directa entre las necesidades de la URSS en tanto que potencia capitalista compitiendo con otras potencias capitalistas y la defensa de tal o cual “táctica” en la IC. La del Frente Popular, que tuvo en España su confirmación más clara como fuerza de liquidación de la energía revolucionaria del proletariado, obedecía a los intereses imperialistas del Capital en esa región del mundo.

12.

Contra todas esas fuerzas burguesas sólo un puñado de compañeros dispersos por el mundo repudiaron por igual el fascismo y el antifascismo y continuaron la lucha invariante del Partido contra el capitalismo mundial y el Estado. Nosotros consideramos importantísimo, no sólo para el análisis del pasado, sino para la lucha futura, los aportes de esos distintos compañeros, más o menos estructurados en grupos o fracciones comunistas en diferentes países del mundo. Uno de los ejes fundamentales de las publicaciones que se realizarán será precisamente el del rescate histórico de los mejores de esos materiales. Sin ese decisivo trabajo de reapropiación, el proletariado debería volver a empezar siempre de nuevo su propia historia, repetir los mismos errores e improvisar inmediatistamente la dirección a tomar. Sin ese aporte decisivo, los internacionalistas de hoy y de mañana no tendríamos todo ese bagaje de experiencia, de teoría revolucionaria, que constituye el arma más decisiva y potente de gestación de una dirección revolucionaria que asegure el triunfo en la próxima ola de luchas proletarias.

 

FUENTE: https://www.autistici.org/tridnivalka/gci-icg-tesis-acerca-de-la-revolucion-y-la-contrarrevolucion-en-la-region-espanola-durante-los-anos-treinta/

 

 

OTROS TEXTOS PUBLICADOS 

BREVE RECOPILACIÓN DE TEXTOS sobre la Guerra Civil en España: https://valladolorenlabiblioteca.blogspot.com/2020/04/1936-39-algunos-textos-sobre-la-guerra.html

FOLLETOS: TESIS sobre la Guerra de España: https://valladolorenlabiblioteca.blogspot.com/2019/07/folletos-tesis-sobre-la-guerra-de-espana.html 

1936 - 1939 . La Guerra de España (PCint): https://www.pcint.org/05_ElPC/ElPC_53/53_guerra-espana.htm

 

 

 

Queridas amigas, amigos, cómplices, afinidades electivas, camaraderías análogas y
espíritus errantes,



Tras una espera de 6 años y ciertos accidentes demasiado conocidos que ocurren y ocurrirán mientras perdure esta civilización tóxica, el Grupo surrealista de Madrid se ha soltado el pelo licántropo rompiendo hibernaciones y comas inducidos con la flamante e intratable Salamandra 23-24, que sin falsas modestias, vergüenzas o miedos-al-qué-dirán recoge los frutos de una actividad pública, colectiva y abierta de un tiempo largo pero nunca vacío ni estéril, alcanzando el volumen y la intemperancia más excesiva, irresponsable y escandalosa, pues lo que no mata engorda. ¿O era que te hacía más fuerte?

Nos complace por tanto presentar este nuevo número, del que adjuntamos un PDF con el Sumario completo y el “Aviso al Lector”, introducción de sus contenidos que aborda además la crisis de la pandemia desde muchos, complejos e inevitablemente contradictorios puntos de vista, buscando encontrar algo de luz negra y, sobre todo, apoyo mutuo y resistencia.

 

Salamandra, “la revista más esporádica, cosmogónica, excéntrica, internacionalista, desesperada y utopista del mundo”, como nos gusta definirla, lleva desde hace más de treinta años insistiendo en la crítica rigurosa de la Megamáquina capitalista (Estado, economía, técnica, realidad virtual y digitalizada, ideología, alienación, castración emocional, estandarización de la imaginación y la subjetividad, narcisismo, anomia), junto con la experimentación con el lenguaje, el juego, la deriva, el materialismo poético y, en definitiva, la experiencia sensible y práctica de la poesía sin límites ni fronteras.
Porque en nuestra opinión, la conciencia radical no basta si el fuego de la imaginación no camina a su lado para realizar los deseos insumisos, reencantar el mundo y reapasionar la vida.
Aunque la revista siempre ha aparecido, como en los viejos tiempos, “cuando puede”, pues sus ritmos editoriales no son los del espectáculo ni los de la novedad por la novedad, esta vez Salamandra vuelve tras una dilatada espera de seis años. Un tiempo sin duda largo, pero no inactivo ni estéril, en el que se han organizado debates públicos dedicados a la exterioridad que sobrevive y combate al encierro industrial del Capitaloceno, la polémica eterna entre la revolución y el éxodo como formas de resistencia y emancipación tan opuestas como quizás complementarias, los talleres y jornadas de creatividad colectiva para reavivar el comunismo del genio, o una encuesta sobre el impacto de la
mercancía en el inconsciente.

Y precisamente las lujuriosas 464 páginas del número 23-24 recogen los frutos de estas actividades, junto con otros textos y ensayos de pensamiento crítico, y experiencias y acciones de propaganda por el hecho de lo maravilloso, que abordan cuestiones como el colapso civilizatorio y la utopía pese a todo, la crisis (y resistencia) de la imaginación atrapada en el infierno económico, la guerra de liberación del amor pasional y erótico en una época que odia el amor, teme al Otro y desinfecta y aísla los cuerpos, o la lucha autónoma contra la psiquiatría hegemónica y su relación con el “arte de los locos” y procedimientos y técnicas liberadoras del lenguaje y la creación como el automatismo psíquico surrealista o la cábala. Y los testimonios y ejemplos de magia cotidiana y creatividad abierta de Más Realidad y el Laboratorio de lo Imaginario, junto con las reseñas de los libros más insidiosos y un sinfín de poemas y fotografías de sentidos, visiones y resonancias múltiples y heterogéneas, para revelar toda la belleza convulsiva y la iluminación profana que todavía guarda y esconde un mundo perdido que tendremos que saber reencontrar. Y reinventar y repoblar: como la imaginación, la poesía, el amor, la libertad.

En resumen: defensa y exaltación a cara de perra loba de la realidad material e imaginaria unas e indivisibles contra el fetichismo de la no-realidad virtual, la abolición de la Economía y el Estado por el retorno de la Comuna, el florecimiento de las singularidades irreductibles.

Para ello contamos con la mejor ayuda de nuestros colaboradores ibéricos (¡atención al contingente portugués de Flauta de Luz, A Idea y Jorge Valadas/Charles Reeve!) e internacionales, surrealistas o no necesariamente, como las que se inspiran en el anarquismo, los marxismos cálidos, la IS, el feminismo, el antidesarrollismo, el feminismo, etc). Entre los nombres conocidos y desconocidos, destaquemos, como arbitrario pero oportuno y simple botón de muestra, a Lurdes Martínez, Eugenio Castro, Jesús García Rodríguez, Jose Manuel Rojo, Emilio Santiago, María Santana, Adrián Almazán, Silvia Guiard, Julio Monteverde, Javier Gálvez, Bruno Jacobs, Lucía González-Mendiondo, Corsino Vela, Anselm Jappe, Charles Reeve, Michael Löwy, Guy Girard, Jöel Gayraud, Júlio Henriques, António Cándido Franco o Joëlle Ghazarian, y los colectivos Malpaís, Cul de Sac, Barbaria y Los amigos de la negación.
 

Y nos quedamos muy cortos. Sobre todo porque hablamos de 464 páginas, ni una sola menos... ¿por qué no, si dicen que ya llega el fin del mundo? O el principio de otro mejor que negará el que ahora sufrimos y se autodestruye con todos sus pasajeros. Esta
Salamandra está pensada precisamente para eso: para afirmar una visión y una intervención, en todos los planos de lo real y de lo imaginario, que se atreven a plantear alternativas y soluciones, por muy modestas que sean, para contribuir a lo imposible contra lo que ya no puede ser, y además es invivible.
¡Dejad de temblar, cuerpos! La vida inmediata existe, como lo absoluto y el fantasma de la libertad con el cuchillo entre los dientes que no transige con nada, porque va a por el todo. ¿Es que acaso hemos perdido las flechas del deseo?



_____________________

DATOS DE LA EDICIÓN

¿Tiene precio? Sí, pero solidario y popular (algunos dirán populista) y porque no queda más remedio,
aunque su valor es otro y muy distinto e incuantificable: 15 euros de na.
 
Para pedidos directos, encargos, preguntas, comentarios, elogios, reproches y promesas y amenazas de
amor y de muerte: edicionesdelatorremagnetica@gmail.com
 
¿Dónde se puede encontrar? En las librerías más selectas y de peor fama, y/o solicitándola a:
Traficantes de Sueños: https://www.traficantes.net/distribuidora
Virus: distribuidora@viruseditorial.net
Cambalache: cambalache@localcambalache.org

Y para pedidos directos, encargos, preguntas, comentarios, elogios, reproches y promesas y amenazas de
amor y de muerte: edicionesdelatorremagnetica@gmail.com
 

Sumario:
Del comunismo del genio al genio de lo común: Jornadas experimentales sobre los juegos surrealistas y la
vida onírica en el Ateneo Nosaltres – Barraca de las Maravillas en la V Edición de las Jornadas de Arte y
Creatividad Anarquistas de 2019 – Acciones callejeras en Madrid y Cádiz.
Crisis de civilización, colapso y utopía – Fuga de la revolución, revolución de la fuga – Más Realidad – El
incendio interior: sueño y mercancía – Laboratorio de lo imaginario – El amor loco erótico, el eros locamente
enamorado – Locura, automatismo, lenguaje – Poemas – Reseñas.
Contingencia e insumisión de la exterioridad: Debates y apuntes para un conocimiento salvaje del afuera.

VV.AA: Eugenio Castro, Lurdes Martínez, Jesús García Rodríguez, Jose Manuel Rojo, Vicente Gutiérrez
Escudero, Andrés Devesa, Noé Ortega, María Santana, Ángel Zapata, Alba Pascual, Leticia Vera, Javier
Gálvez, Bruno Jacobs, Silvia Guiard, José Sagasti, Emilio Santiago, Julio Monteverde, Inés Mendoza,
Marcos Isabel, Eloy Santos, Adrián Almazán y Helios Escalante, Mariana Iracheta, Albert Mason, Lucía
González-Mendiondo, Anselm Jappe, Corsino Vela, Charles Reeves, Michael Löwy, Jöel Gayraud, Guy Girard,
Silvia das Fadas, Júlio Henriques, Agustina Pulfer, Massimo Borghese, Krzysztof Fijalkowski, António
Cándido Franco, Giuliana Zeppegno, Ana Marques, Gaica Donarof, Isabel Gómez Rodríguez, Joëlle
Ghazarian, Malpaís, Cul de Sac, Barbaria y Los amigos de la negación.

Índice completo y Aviso al Lector:
https://gruposurrealistademadrid.org/sites/default/files/salam23-24.pdf


Salamandra 23-24 Indice y Aviso Al Lector by Valladolor on Scribd

Editions Programme - Edizioni Il Comunista - Ediciones Programa - Program Editions


 

El antimilitarismo revolucionario en la línea de continuidad teórica y política del marxismo

 

(Textos del partido N° 6, Noviembre de 2019,  A4, 80 páginas) - pdf

 

 

 Índice

 

-INTRODUCCIÓN

 

-ANTIMILITARISMO REVOLUCIONARIO

  • 1848 – 1871

  • La falsa alternativa actual: ¿ejército profesional o ejército de conscritos?

  • Antimilitarismo revolucionario y antimilitarismo anarquista

  • Lucha contra el antimilitarismo reformista

  • La experiencia rusa: 1905, la insurrección como arte

  • El PSI y el antimilitarismo en la primera preguerra

  • La bancarrota de la II Internacional

  • Por el derrotismo revolucionario

  • La conferencia de Zimmerwald

  • Contra el desarme

  • El grupo "Die Internationale" y la polémica sobre el folleto «Junius»

  • La Izquierda en Italia ante la guerra mundial

  • La revolución rusa

  • Los años de la guerra civil

  • La Tercera Internacional y el antimilitarismo revolucionario

  • Adhesión formal del PCF

  • Actividad antimilitarista del PCdeI y su Federación Juvenil

  • El estalinismo y la segunda guerra mundial

  • Conclusión

-APÉNDICE

  • Apéndice

  • Engels, Anti-Dühring: Teoría de la violencia

  • Hacia la primera guerra mundial

  • Internacional Socialista, Congreso de Stuttgart, agosto 1907

  • Moción sobre militarismo y conflictos entre naciones

  • Internacional Socialista, Congreso de Basilea, noviembre de 1912

  • Manifiesto sobre la guerra

  • Sobre el II Congreso Internacional Socialista en Basilea (La Voce, 8/12/1912)

  • Contra la guerra mientras la guerra dure (L'Avanguardia, 25/8/1912)

  • Entre paz y guerra (L'Avanguardia, 17/11/1912)

  • La guerra de los Balcanes (L'Avanguardia, 1/12/1912)

  • Los crímenes del nacionalismo (L'Avanguardia, 6/7/1913)

  • Dinero al soldado (folleto, 1913)

  • Sobre el tema de la neutralidad: ¡A nuestros puestos! (Avanti!, 16/8/1914)

  • Las tareas de la socialdemocracia revolucionaria en la guerra europea. (Lenin, 24/8/1914)

  • La guerra europea y el socialismo internacional (Lenin, finales de agosto de 1914)

  • Guerra y socialdemocracia rusa (Lenin, 1/11/1914)

  • El socialismo de ayer ante la guerra de hoy (L'Avanguardia, 25 / 10-16 / 11/1914)

  • Por el antimilitarismo activo y operante (Il Socialista, 22/10/1914)

  • Socialismo y «defensa nacional» (Avanti!, 21/12/1914)

  • Socialismo, patria y guerras de defensa (¡Avanti!, 1/1/1915)

  • El enemigo principal está en casa (K. Liebknecht, mayo de 1915)

  • El proletariado y la guerra. La izquierda de Zimmerwald («il comunista», n. 142, febrero de 2016) / Lenin, Proyecto de Resolución y Proyecto de manifiesto, 5-8 / 9/1915

  • La actitud del Partido frente a la guerra y la paz (Nápoles, 18/5/1917)

  • Militarismo y capitalismo. Nuestra tesis (Il Domani, 2/6/1917)


 

Introducción

 

«En la época imperialista, el militarismo es consecuencia directa de la competencia entre los Estados. La conquista de nuevos mercados conlleva el aumento de la producción para el mercado exterior, y a su defensa armada. En la fase decadente del capitalismo (que no corresponde en sí a una fase de debilidad), la enorme producción empuja a cada país a la frenética búsqueda de nuevos mercados o a la sustracción de aquellos existentes a las exportaciones de otros. El capitalismo internacional se arma, y al hacerlo encuentra una salida ulterior a su orgía productiva. El militarismo impregna con su huella a toda la sociedad, los ejércitos se convierten en fines en sí mismos, se ligan a la producción y reflejan su curso. La guerra se convierte en elemento obligatorio de la existencia de la sociedad burguesa, cuya máxima expresión de eficiencia y potencia se manifiesta precisamente en lo que constituye en su conjunto el punto de llegada y el punto de partida de su marcha cíclica», esto escribíamos en el artículo «Armamento, un sector que jamás ha estado en crisis» (1); y agregábamos: «El creciente militarismo significa una compenetración entre ejército, gobierno e industria, donde se intercambian hombres y programas dentro de un esquema que va mucha más allá de la voluntad de todo ministro, partido, o cualquier órgano ejecutivo en general. Así, en periodos de crisis, se acentúa la tendencia de la industria a acaparar las órdenes de compra, o incluso a suscitar, presionando a individuos y sus programas, una ‘necesidad’ ligada a su misma exigencia de producir»; pero las armas y sus sistemas están hechos para ser utilizados, deben ser consumidos para poder continuar su producción y venta. ¿Qué mejor consumo que la guerra? ....


SEGUIR LEYENDO: http://www.pcint.org/18_publication/Es/BES_06_antimilitarismo/antimilitarismo-revolucionario.htm


PDF COMPLETO DE LA PUBLICACIÓN para leer o descargar: http://www.pcint.org/40_pdf/18_publication-pdf/ES/antimilitarismo-revolucionario-w.pdf

 

 

 

 

[Libro] El MIL, Una historia política – Sergi Rosés Cordovilla

Descargar libro en PDF

 

 

El MIL-GAC representa, con todo, una de las experiencias más importantes dentro del panorama revolucionario español. Telesforo Tajuelo, uno de los pocos historiadores en tratar este fenómeno, mayoritariamente tratado por periodistas y casi el único en analizarlo políticamente, señaló que «el MIL ha sido el grupo más radical del movimiento obrero español después de la guerra civil». Sin necesidad de una afirmación tan categórica, sí es cierto que representó una de las contadas formaciones auténticamente revolucionarias del panorama político del momento. Decimos «auténticamente revolucionarias» porque su objetivo no fue nunca derribar al franquismo y conseguir un régimen democrático, sino enlazando de lleno con la tradición marxista revolucionaria, luchar directamente contra el estado burgués, contra el capital, por objetivos de clase que, mediante la auto-organización, acabaran con el trabajo asalariado y la división de la sociedad en clases: en definitiva, la autoemancipación del proletariado. Reconocer que ésta fue su lucha y librarla de todas las mistificaciones que ha sufrido servirá para restaurar la verdad histórica que muestra, por un lado, que los integrantes del MIL no fueron ni «alocados» ni «pobres chicos» sino revolucionarios anticapitalistas y, por otro, que dado que su lucha no fue antifranquista sino anticapitalista, las tareas por las que se batieron siguen inconclusas.

Por el combate en el ámbito laboral

SOLIDARIOS DE LA SANIDAD PÚBLICA

De la memoria reciente de la lucha de clases

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com

















Buscar textos

Traduce-Translate-Μεταφράστε

Categorias

revistas (91) comunismo (71) anarquismo (67) anticapitalistas (67) Analisis (37) Historia (37) Autonomia obrera (35) memoria histórica (28) reflexión (27) teoría revolucionaria (26) Insurreccion (22) valladolid (22) autoorganización (20) Antidesarrollismo (18) marxismo (18) presos (18) madrid (17) anticarcelario (16) antipatriarcado (15) análisis (15) estado español (15) barrios (14) conciencia de clase (14) Lucha obrera (13) Solidaridad (13) crítica de las ideologías (13) libro (13) lucha de clases (13) Capital; Anticapitalismo; Crisis (12) contra la represión (12) internacionalismo (12) venezuela (12) antisexismo (11) por el comunismo / por la anarquía (11) chile (10) pcint (10) agitación (9) cuadernos de negación (9) edición (9) entrevista (9) lucha social (9) Gamonal (8) acción directa (8) anarcocomunista (8) coronavirus (8) UHP (7) autodefensa (7) contra el control social (7) contrainformación (7) guerra civil (7) periódico anarquista (7) proletarios internacionalistas (7) proletarixs contra el capital (7) textos (7) Asturias (6) Pajarillos (6) autogestión de la salud (6) boletín (6) contra el capital (6) contra el trabajo asalariado (6) contra la especulación (6) periódico (6) EE.UU. (5) Ecuador (5) PCI (5) Solidaridad de clase (5) argentina (5) debate (5) el proletario (5) revolución social (5) revuelta (5) sexualidad libre (5) terrorismo y guerra imperialista (5) Castilla (4) Compilacion (4) Enseñanza (4) Volapuk (4) anarcopunk (4) autonomía (4) bibliotecas sociales (4) comunización (4) cultura (4) distribuidoras (4) dossier (4) feminismo (4) grecia (4) italia (4) izquierda comunista (4) memoria (4) okupación (4) $hile (3) Aluche (3) Carabanchel (3) Lucha estudiantil (3) MIL (Movimiento Ibérico de LIberación) (3) Miguel amoros (3) Vallekas (3) amor y rabia (3) antipsiquiatría (3) bcn (3) centros sociales (3) comunidad (3) comunidad de lucha (3) defensa de la tierra (3) euskalherria (3) fancines (3) guerra de españa (3) libertario (3) libro anarquista (3) lucha proletaria (3) lucha vecinal (3) mujer (3) méxico (3) propaganda (3) represión (3) revolución rusa 1917 (3) Alfredo Bonnano (2) Antisindicalismo (2) Bordiga (2) GCI (2) Grupo Barbaria (2) Historica (2) Karl Marx (2) Klinamen (2) Moai (2) Nihilismo (2) Palencia (2) abstencionismo (2) agroecología (2) anarcosindicalismo (2) antimilitarismo (2) antirracismo (2) autogestión (2) autonomía obrera (2) biografía (2) cajas de resistencia (2) catalunya (2) consejos obreros (2) contra el domino de la mercancía (2) contra los recortes (2) crítica del valor (2) cárcel = tortura (2) encuentro (2) epidemia (2) expropiaciones (2) gentrificación (2) guerra de clases (2) género (2) informe (2) literatura libertaria (2) lucha armada (2) ludditas (2) mayo 1937 (2) movimientos sociales (2) pandemia (2) perú (2) poesía (2) punk (2) que la lucha no muera (2) queer (2) rojava (2) sanidad (2) siria (2) veganismo (2) 1º de mayo (1) 5G (1) ADN (1) Alemania (1) Alexandre Marius Jacob (1) Andreu Nin (1) Argelia (1) Aristocracia obrera (1) Bakunin (1) Barakaldo (1) CNA (1) CNT (1) China (1) Comite invisible (1) Espai en Blanc (1) Francia (1) Hermanos Quero (1) Ivan Illich (1) Jean Marc Rouillan (1) Lafargue (1) Llar (1) Malatesta (1) Mustafá Kayatí (1) Mónica y Francisco (1) Noelia Cotelo (1) Occupy Wall Street (1) Pastora (1) Potere Operaio (1) Reinosa 1987 (1) Situacionismo (1) Stonewall (1) Territorio Mapuche (1) Trotsky (1) URSS (1) Uníos Herman@s Proletari@s (1) VVAA (1) Voltairine de Cleyre (1) Xose Tarrío (1) abstención activa (1) activismo (1) américa (1) antipolítica (1) antropología (1) argelaga (1) barcelona 1937 (1) brasil (1) cantabria (1) cantarranas (1) catalá. revuelta (1) centroamérica (1) chalecos amarillos (1) comuneros (1) comunicados (1) consejos prácticos (1) contra el dominio de la mercancía (1) contra la democracia (1) contra toda novicidad (1) conversaciones contra las cárceles (1) corea del norte (1) covid-19 (1) crítica (1) cuba (1) código penal (1) documento (1) droga (1) educación (1) ejército en las calles (1) elecciones (1) estado de alarma (1) fascismo (1) fraternidad (1) fugas (1) galiza (1) grupo surrealista de madrid (1) huelga (1) huerta (1) igualdad (1) in memoriam (1) industria farmaceútica (1) lesbianismo (1) libertad de pensamiento (1) matriarcado (1) medicamentos (1) mediterráneo (1) navarra (1) novela (1) okupació rural (1) orgullo gay (1) política (1) praxis (1) prehistoria (1) presos políticos (1) prostitución (1) protestas (1) psicogeografía (1) pueblo gitano (1) pueblos (1) redes sociales (1) revolución personal (1) sabotaje (1) seguridad (1) soterramiento (1) soviets (1) tokata (1) transición (1) títeres (1) urbanismo (1) violencia (1) violencia machista (1) vivienda (1) voluntariado (1) volupuk (1) zaragoza (1) ÁFRICA (1)

Entradas más vistas

difunde y practica

La crítica no arranca de las cadenas las flores imaginarias para que el hombre soporte las sombrías y escuetas cadenas, sino para que se las sacuda y puedan brotar las flores vivas. La crítica de la religión desengaña al hombre para que piense, para que actúe y organice su realidad como un hombre desengañado y que ha entrado en razón, para que gire en torno a si mismo y a su sol real. La religión es solamente el sol ilusorio que gira en torno al hombre mientras éste no gira en torno así mismo. (...)
Es cierto que el arma de la crítica no puede sustituir a la crítica de las armas, que el poder material tiene que derrocarse por medio del poder material, pero también la teoría se convierte en poder material tan pronto como se apodera de las masas. Y la teoría es capaz de apoderarse de las masas cuando argumenta y demuestra ad hominem , y argumenta y demuestra ad hominem cuando se hace radical. Ser radical es atacar el problema por la raíz. Y la raíz, para el hombre, es el hombre mismo. [K. Marx]