TERRORISMO Y COMUNISMO
  León Trotsky
 




( Textos del marxismo revolucionario n° 1, Abril 2015, photocopias A4, 90 páginas )



ESTA EDICIÓN
En Junio de 1920 salía publicado este texto, titulado Terrorismo y Comunismo, uno de los más eficaces y tajantes de Trotsky. Fue entonces cuando la Internacional Comunista se encargó de su edición en diversas lenguas: rusa, francesa, alemana, inglesa, etc. Con la victoria de la contrarrevolución estaliniana y con la victoria de la democracia burguesa sobre el comunismo, este texto ha logrado convertirse en uno de los más indigestos que pudieran existir para todos aquellos – empezando por los propios trotskistas – que conciliaron con toda la ideología y la praxis de la democracia, del antifascismo democrático, de los frentes populares, del parlamentarismo y el electoralismo, del pacifismo.
En 1980, nuestro partido de ayer, a través de su casa editora, Editions Prométhée, de París, volvía a publicar este texto sobre la base de la traducción francesa de las Ediciones de la Internacional Comunista en 1920, confrontándolo con el texto ruso contenido en Sotchinenyia, Moscú, Ediciones del Estado, 1925. Luego ha sido publicado por entregas, esta vez en lengua italiana, desde septiembre de 1995, en nuestro órgano "Il comunista" (n° 46 - 47) hasta febrero de 2003 (n° 83, y después, en 2010, gracias a una importante colaboración de nuestros lectores,  fue publicado en un solo volumen.
En esta ocasión, ponemos esta importante obra – esta vez en lengua castellana – a la disposición de todos aquellos militantes, simpatizantes, o simples lectores, que siguen nuestra actividad y leen nuestra prensa . Esta edición ha sido cuidada y revisada, teniendo por base y comparación tanto la traducción italiana, como la traducción francesa publicadas por las Ediciones de la Internacional Comunista en 1920 (reproducida casi sin cambios por todas las ediciones francesas sucesivas), revisada en su tiempo a partir del texto ruso que figura en los Sotchinenyia, Moscú, Ediciones del Estado, 1925.






Índice
---Esta edición
---Premisa
---Presentación
---Prefacio de León Trotsky
---Capítulo I. – La correlación de fuerzas
---Capítulo II. – La dictadura del proletariado
---Capítulo  III. – Democracia
            O democracia o guerra civil
            La degeneración imperialista de la democracia
            Metafísica de la democracia
            La asamblea constituyente
---Capítulo IV. – El terrorismo
            La libertad de prensa
            La influencia de la guerra
---Capítulo V. – La Comuna de parís y la rusia de los soviets
            La falta de preparación de los partidos socialistas de la Comuna
            La Comuna de parís y el terrorismo
            El Comité Central absoluto y la  Comuna «democrática»
            La Comuna democrática y la dictadura revolucionaria
            El obrero parisino de 1871.  El proletariado petersburgués de 1917
---Capítulo VI. – Marx y... Kautsky
---Capítulo VII. – La clase obrera y su política soviética:
            El proletariado ruso
            Los soviets, los sindicatos y el partido
            La política con respecto al campesinado
            El poder soviético y los especialistas
            La política internacional del poder soviético
---Capítulo VIII. – Las cuestiones de organización del trabajo:
            El poder soviético y la industria
            Informe sobre la organización del trabajo
            El trabajo obligatorio
            La militarización del trabajo
            Los ejércitos del trabajo
            El plan económico único
            Dirección colectiva y dirección unipersonal
            Conclusión del informe
---Capítulo IX. – Karl Kautsky, su escuela y su libro
---A manera de epílogo


Premisa

Qué duda cabe que "Terrorismo y Comunismo" es uno de los escritos de Trotsky más irreconciliables con los falsos comunistas y todas aquellas fuerzas que sólo buscan obstaculizar la lucha de clase, y que la misma desemboque históricamente en lucha revolucionaria. Aquí ya no se trata de reivindicar abierta y declaradamente el uso de la violencia revolucionaria llevada hasta el terrorismo, ejercido por el poder revolucionario del proletariado comunista con el fin de impedir la reorganización y el combate de las clases burguesas vencidas; se trata también de reivindicar la necesidad histórica del ejercicio de la dictadura de clase del proletariado hasta su completa victoria a nivel mundial, tarea que sólo el partido de clase, el partido comunista internacional, puede llevar hasta sus últimas consecuencias y finalidades, la única fuerza política capaz de conducir la dictadura del proletariado de acuerdo al trazado programático del comunismo revolucionario.
Siguiendo el desarrollo histórico de las sociedades humanas, la tesis marxista afirma que la clase proletaria o es revolucionaria o no es clase en absoluto; afirma que la revolución proletaria no es un complot de grupos de vanguardia, no es la suma de acciones valientes de grupos políticos dispuestos al sacrifico a través de una lucha desesperada contra las fuerzas militares y de represión; no lo es tampoco el radiante día de la insurrección de las masas explotadas contra las clases que los explotan y hacen sus esclavos. La revolución proletaria es la cosa más autoritaria y violenta que las masas proletarias son capaces de expresar históricamente en su lucha contra el opresivo y dictatorial poder burgués, para abatirlo y sustituirlo por un poder que encauce el desarrollo de la sociedad hacia la definitiva superación de la opresión y explotación de todo tipo, y la transformación general del modo de producción social del capitalismo al comunismo, esto es, el paso del modo de producción que hace de la gran mayoría de los hombres esclavos del capital, el mercado, la propiedad privada, la apropiación privada de la riqueza social, al modo de producción comunista que restablece la vida de los hombres en la armonía social que solamente puede asegurar una sociedad sin clases, sin opresión ni antagonismos de clase. Del reino de la necesidad al reino de la libertad, afirma Engels; del reino en el cual la gran mayoría de los hombres se encuentran reducidos a la esclavitud salarial, al reino donde toda la humanidad vive en la libre expresión de la capacidad y en la satisfacción de las necesidades de cada uno.
La historia del desarrollo social humano es cuestión de luchas de clases contrapuestas, es historia de modos de producción que, para dar un más amplio desarrollo a las fuerzas productivas, han llegado a través de guerras y revoluciones hasta el modo de producción capitalista, el cual marca la última conquista posible para la sociedad dividida en clases: luego del capitalismo no hay sino comunismo, cuya representación es el movimiento real que avanza hacia la abolición del actual estado de cosas (Marx). Como en cada recodo histórico fundamental, el paso de una sociedad a otra, de un modo de producción a otro superior, en este caso del capitalismo al comunismo, jamás arribará gradualmente, por aproximación progresiva, sino a través de rupturas revolucionarias, de guerras revolucionarias. Cada clase que anteriormente ha representado el salto revolucionario histórico entre la vieja y la nueva sociedad, ha debido aplicar el máximo de fuerza y violencia que su desarrollo histórico había producido para poder vencer la resistencia de las clases dominantes e impedirlas luego retornar al poder. El proletariado, única fuerza revolucionaria en época burguesa, tampoco obrará de manera diferente. Y, puesto que es la única clase sin-reservas de la sociedad, que no posee ningún poder económico, el proletariado está llamado a realizar la revolución política más perturbadora de la historia, puesto que es sólo abatiendo el poder político de la clase burguesa que luego podrá arrojarse a la conquista de su poder económico; y es sólo a través de una férrea dictadura de clase que tendrá la posibilidad de aplicar las medidas sociales y políticas que lleven a la sociedad hacia la superación del capitalismo, esto es, hacia la abolición del estado de crisis permanente, para finalizar con la prehistoria humana y entrar finalmente en la historia de la especie humana.
Esta grandiosa perspectiva histórica no es una utopía, sino el recorrido histórico del movimiento real. Su realización no está escrita en ideales a los que la realidad deberá adaptarse, sino que está escrita en la historia de las revoluciones y las luchas entre las clases. Pero esta perspectiva es contrastada ferozmente con el máximo grado de violencia que es capaz de ejercer la clase dominante burguesa - como han demostrado más de 160 años de guerras por la conquista de nuevos mercados y nuevas colonias hasta llegar a la guerra mundial - para que el proletariado no lleve su lucha revolucionaria y de clase hasta el fondo, hasta la victoriosa dictadura de clase.
En la formidable defensa del marxismo contra la ola oportunista que había tomado el social-chovinismo por bandera, "Terrorismo y Comunismo" de Trotsky no sólo es complementario al "Renegado Kautsky" de Lenin, sino también a "El Estado y la Revolución" en la valerosa defensa de los principios fundamentales del marxismo: revolución por la conquista del poder político, hundimiento del Estado burgués,  instauración de la dictadura proletaria ejercitada por el partido de clase, formación del Estado proletario, ejercicio de la fuerza y la violencia de la dictadura proletaria - incluyendo el terror - para defender el poder proletario conquistado y para desarrollar el movimiento revolucionario en todos los países aún dominados por la burguesía. Trotsky escribe en el célebre tren blindado con el que atravesaba todos los frentes de la guerra civil revolucionaria contra los guardias blancos y los demás ejércitos contrarrevolucionarios apoyados por todas las potencias imperialistas de la época; escribe desde la posición de un poder que demuestra cuánto es indispensable una férrea dictadura para defender la victoria revolucionaria, aplicando las enseñanzas que, desde la primera dictadura proletaria de la historia, la Comuna de París, los comunistas revolucionarios han asimilado para no sucumbir en la guerra de clase en la cual no se admiten debilidades, so pena de ser aniquilados.
En Rusia, durante los tres años extremadamente intensos de guerra civil, de 1918  a 1921, la dictadura proletaria logró resistir y vencer, gracias al partido bolchevique. Ninguna potencia imperialista tuvo la fuerza militar capaz de doblegar el poder revolucionario en Rusia, debido sin duda alguna a la gran solidez del proletariado revolucionario ruso, a su magnífico espíritu de sacrificio, pero sobre todo a la gran lucidez y la amplia visión política del partido bolchevique que dio en aquellos años un ejemplo de ejercicio de la dictadura del proletariado, cual el  más válido para todos los países del mundo, sobre todo para los países más avanzados desde el punto de vista capitalista y democrático.
Diciembre 2014

Solidaridad de Clase

SOLIDARIOS DE LA SANIDAD PÚBLICA

De la memoria reciente de la lucha de clases

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com

















Buscar textos

Traduce-Translate-Μεταφράστε

Categorias

anticapitalistas (58) revistas (56) comunismo (54) anarquismo (52) Historia (37) Analisis (36) Autonomia obrera (32) memoria histórica (26) reflexión (25) teoría revolucionaria (22) Insurreccion (21) autoorganización (20) valladolid (18) conciencia de clase (15) Antidesarrollismo (14) antipatriarcado (13) barrios (13) marxismo (13) presos (13) Lucha obrera (12) crítica de las ideologías (12) venezuela (12) Capital; Anticapitalismo; Crisis (11) análisis (11) Solidaridad (10) contra la represión (10) anticarcelario (9) entrevista (9) internacionalismo (9) lucha social (9) por el comunismo / por la anarquía (9) Gamonal (8) agitación (8) anarcocomunista (8) antisexismo (8) estado español (8) lucha de clases (8) UHP (7) acción directa (7) chile (7) contrainformación (7) cuadernos de negación (7) Pajarillos (6) autodefensa (6) contra el trabajo asalariado (6) libro (6) proletarixs contra el capital (6) Asturias (5) contra la especulación (5) edición (5) terrorismo y guerra imperialista (5) Castilla (4) Compilacion (4) EE.UU. (4) argentina (4) autogestión de la salud (4) autonomía (4) bibliotecas sociales (4) contra el control social (4) debate (4) distribuidoras (4) feminismo (4) grecia (4) italia (4) proletarios internacionalistas (4) textos (4) $hile (3) Enseñanza (3) Lucha estudiantil (3) Miguel amoros (3) Volapuk (3) anarcopunk (3) bcn (3) centros sociales (3) comunidad (3) comunización (3) dossier (3) libertario (3) libro anarquista (3) lucha vecinal (3) madrid (3) okupación (3) propaganda (3) represión (3) revolución rusa 1917 (3) Alfredo Bonnano (2) Antisindicalismo (2) Ecuador (2) GCI (2) Historica (2) Klinamen (2) MIL (Movimiento Ibérico de LIberación) (2) Moai (2) Nihilismo (2) PCI (2) Palencia (2) Solidaridad de clase (2) abstencionismo (2) anarcosindicalismo (2) antipsiquiatría (2) autonomía obrera (2) biografía (2) boletín (2) consejos obreros (2) contra el capital (2) contra el domino de la mercancía (2) crítica del valor (2) cultura (2) cárcel = tortura (2) encuentro (2) expropiaciones (2) fancines (2) gentrificación (2) guerra civil (2) lucha armada (2) ludditas (2) memoria (2) méxico (2) queer (2) revolución social (2) revuelta (2) rojava (2) sanidad (2) sexualidad libre (2) siria (2) veganismo (2) 1º de mayo (1) ADN (1) Alemania (1) Alexandre Marius Jacob (1) Andreu Nin (1) Argelia (1) Aristocracia obrera (1) Bakunin (1) Bordiga (1) CNA (1) CNT (1) China (1) Comite invisible (1) Espai en Blanc (1) Hermanos Quero (1) Ivan Illich (1) Jean Marc Rouillan (1) Lafargue (1) Llar (1) Malatesta (1) Mustafá Kayatí (1) Mónica y Francisco (1) Noelia Cotelo (1) Occupy Wall Street (1) Potere Operaio (1) Reinosa 1987 (1) Situacionismo (1) Territorio Mapuche (1) Trotsky (1) URSS (1) Uníos Herman@s Proletari@s (1) VVAA (1) abstención activa (1) activismo (1) agroecología (1) amor y rabia (1) antipolítica (1) argelaga (1) autogestión (1) brasil (1) cantarranas (1) catalunya (1) catalá. revuelta (1) comuneros (1) comunidad de lucha (1) contra la democracia (1) contra los recortes (1) conversaciones contra las cárceles (1) cuba (1) código penal (1) defensa de la tierra (1) documento (1) droga (1) elecciones (1) euskalherria (1) fraternidad (1) fugas (1) huerta (1) igualdad (1) in memoriam (1) informe (1) izquierda comunista (1) lesbianismo (1) libertad de pensamiento (1) literatura libertaria (1) lucha proletaria (1) mujer (1) novela (1) okupació rural (1) periódico (1) perú (1) poesía (1) política (1) praxis (1) presos políticos (1) pueblo gitano (1) pueblos (1) redes sociales (1) sabotaje (1) soviets (1) tokata (1) violencia (1) violencia machista (1) vivienda (1) voluntariado (1) zaragoza (1) ÁFRICA (1)

Entradas más vistas

difunde y practica

La crítica no arranca de las cadenas las flores imaginarias para que el hombre soporte las sombrías y escuetas cadenas, sino para que se las sacuda y puedan brotar las flores vivas. La crítica de la religión desengaña al hombre para que piense, para que actúe y organice su realidad como un hombre desengañado y que ha entrado en razón, para que gire en torno a si mismo y a su sol real. La religión es solamente el sol ilusorio que gira en torno al hombre mientras éste no gira en torno así mismo. (...)
Es cierto que el arma de la crítica no puede sustituir a la crítica de las armas, que el poder material tiene que derrocarse por medio del poder material, pero también la teoría se convierte en poder material tan pronto como se apodera de las masas. Y la teoría es capaz de apoderarse de las masas cuando argumenta y demuestra ad hominem , y argumenta y demuestra ad hominem cuando se hace radical. Ser radical es atacar el problema por la raíz. Y la raíz, para el hombre, es el hombre mismo. [K. Marx]